mientras El País y La Vanguardia van navegando, como era de esperar, por una especie de “diseño mutante”, me distraigo con otras observaciones:

1- ¿sobredosis de diseño? ojo. después de tantos años de travesía del desierto, tal vez estemos rozando el exceso. por ejemplo: el especial CASA de El País de hace un par de semanas lleva un reportaje sobre los Campana, un reportaje sobre Fukasawa, un reportaje sobre jóvenes promesas del diseño y no recuerdo qué más sobre diseño. bien por Anatxu Zabalbeascoa, desde luego: ¡qué bien escribe y qué bien elije los temas: es elegante hasta en esto! pero cuando derivamos a “unas gafas que no sirven para nada” de mi admirado Mikli (El País tendencias de 24 de Noviembre) me pregunto si no estaremos volviendo a los tópicos.

más: La Vanguardia y sus esquelas llenas de logos: sé lo que dolía ir a poner una esquela y que te impusiesen la cruz por narices, pero lo de ahora resulta un poco chocante: por cada persona fallecida, un logo de la empresa donde trabajaba. se puede convertir pronto en una página publicitaria… en cualquier caso, lo gracioso es que todos tienen que competir con el logo de Pompas Fúnebres de Barcelona que se ha marcado el logo más conceptual y más moderno de todos (y también una curiosa intro para su web, por cierto)

más aún: un logo para un bebé o un bebé con marca (a branded baby). a saber si antes le vio su pediatra o su diseñador de cabecera… pero de éste ni os mostraré el logo (que es precioso) ni las fotos del bebé (que es guapísimo). además, de momento no tiene link (a ver cuanto dura…)


2- diseño / [:dizajn]: es lo que aparece en la primera diapositiva de mi presentación: “gestión del diseño en la empresa: 10 consejos y 2 trucos” y con ello me refiero a la necesidad de ponerse de acuerdo sobre lo que entendemos como “diseño” en el entorno de la empresa antes de mover ficha en cualquier sentido. siempre nos debatimos con lo que quiere decir diseño, globalmente hablando, y pasamos largas horas discutiendo del tema. y sí, la confusión es grande, y a veces hasta mosquea: por ejemplo, ¿por qué aparecen “las gafas que no sirven para nada” en la sección diseño de El País y en cambio los objetos bien diseñados de Lekué aparecen bajo la rúbrica “gastronomía”? ¿es que me he perdido algo?

y mientras el suplemento “Style & Design” de la revista Time de este mes está dedicado al lujo (y por cierto, con un sólo nombre español en él: Patricia Urquiola) descubro gracias al ELLE francés una web interesante: www.bientotdemain.com, estandarte del “slow design” definido como aquél diseño que defiende la sencillez, el bienestar y el medioambiente. grandes descubrimientos en esa web: los envoltorios para regalos reutilizables y sobre todo los cuchillos del belga Antoine Van Loocke: ¡IMPRESIONANTES!

3- para ponernos de acuerdo, ya hemos dado un pasito: la creación de la unión española de asociaciones de diseñadores. digo yo que se llamará así, o algo parecido. se constituyó en Córdoba el pasado día 20 de noviembre, eso lo sé yo de buena fuente, pero no encuentro rastro de la noticia ni en internet ni en ninguna de las webs de las asociaciones que teóricamente forman parte de ella: chungo. será que después de dejar que suspiremos por ella durante 20 años, la tal unión ha nacido discreta, tímida. pues a ver si coge carrerilla y echa a andar de una vez, que ya está bien de darle vueltas al asunto!

4- la buena noticia (supongo) que acompaña a la creación de la Unión es la inauguración en Córdoba de un centro tecnológico del diseño que forma parte de la red de centros tecnológicos de Andalucía. no sé muy bien cómo se va a cocinar este invento: en sus primeros ingredientes se mezclan moda, joyería, tendencias, marketing, consultoría, y un largo etcétera. tantas cosas mezcladas suelen dar resultados confusos. pero yo estoy convencida que los centros tecnológicos y el diseño tienen que ir unidos, por lógica: las pyme llevan a cabo su desarrollo de producto de la mano del centro tecnológico y se dejan guiar por él. si allí hubiese gente que entendiese de diseño, además de tecnólogos, el nivel medio de los productos mejoraría. así lo entendió el IMPIVA y de puso en marcha un proyecto pionero en este sentido. no tengo noticias de cómo sigue, o de cómo fue. pero en cualquier caso, ojalá funcione en Andalucía, sería un excelente ejemplo.

y por hoy, that’s all folks.

Anuncios