Recibo un chivatazo de un colega holandés: “¡En Harvard empiezan a hablar de diseño!” Ups, el corazón me da un vuelco: no puede ser, ¿por fin ha sucedido lo que tanto hemos esperado?

Me asomo ansiosamente a la web “Working knowledge for business leaders” y empiezo a leer.

Una de las ventajas de la edad es el casi todo te suena, pero es que alprotagonista de la noticia, Roberto Verganti , le conozco, claro que sí: coincidimos, por el año 2000, en… ¡Alcoy! (of all places). Nos había invitado el ínclito Javier Poyatos, sabio maestro de futuros arquitectos de la ETS de Arquitectura y fan incondicional del diseño, materia que procura introducir por todos los resquicios posibles de su rígido temario oficial.

Verganti en aquella ocasión presentaba el estudio que acababa de realizar para el Politécnico de Milán sobre “El sistema diseño en Italia”, el trabajo que dio lugar después a esa fantástica red de investigación que tienen los italianos: www.sistemadesignitalia.it. Y para que lo sepais todo, yo presenté, con algo de desfachatez, la verdad, una ponencia sobre el “sistema diseño” catalán… la presentación de mi colega italiano fue densa, larga e intensa; la mía no sé cómo fue, pero sí sé que nos acabamos riendo todos con ganas. y no porqué el disñoe catalán dé risa, sino porque supongo que tenía que cubrir mis lagunas con humor. desde entonces he comunicado esporádicamente con Verganti y hasta creo que coincidimos en alguna otra ocasión.

en fin, el caso es que reaparece de pronto Roberto Verganti en escena a través de las páginas del newsletter de la Harvard Business School, donde está pasando una temporada como profesor invitado y escribiendo un libro que publicará la misma editorial de Harvard.

bueno pues anécdotas aparte, me interesa lo que propone Verganti por las siguientes razones:

1- porque dice que no se ha investigado acerca de la innovación a través del diseño sino sólo en la innovación tecnológica, y la B-School de Harvard recoge el guante y lo invita a investigar: esto, además de ser noticia, da envidia.

2- porque lleva a cabo una investigación académica, comme il faut, de las que no abundan en el campo del diseño.

3- porque su tesis es que la innovación por diseño no es una innovación centrada en el usuario sino en la visión de la empresa; como ejemplo cita a Apple y va más lejos al afirmar que las empresas que hacen innovación radical no se paran a escuchar al usuario

4- porque sugiere que innovar de esa forma es más barato que innovar después de mucha investigación de mercado o después de mucho test de producto y focus group

5- porque lanza la idea de que los innovadores coinciden en unos estilos de producto, somo si fuesen pintores de una misma escuela o corriente artística: esto no sé muy bien si es bueno o no, y no sé cómo lo liga al tema de la copia, que otro de los temas que trata en su investigación

6- porque argumenta que, puesto que en todo sector se producen cambios drásticos en el lenguaje formal del producto, lo que tiene que decidir la empresa es si quiere capitanear ese cambio o simplemente seguirlo; esto me lleva al tema de las empresas pequeñas, que en general se caracterizan, entre otras cosas, por no tener capacidad de influencia en el mercado: el diseño se convierte entonces en una herramienta útil para compensar la falta de tamaño, y esto explica muchas cosas.

7- y concluye que es de esta forma que empresas pequeñas pueden llegar a ser líderes de su sector

para ir bien debería de leer el trabajo de Verganti a fondo y no conformarme con una entrevista editada en el newsletter de la HBS. pero esta semana no doy para más, así que os quedais con los links y con la historia y lo discutimos entre todos.

Anuncios