en esta noche electoral, lo que merece un repaso es la indumentaria de toda esa gente que sale por la tele: los patronajes, las combinaciones de colores, los accesorios, etc. pero me temo que no aprenderíamos nada nuevo. o sea que vamos a otra cosa.

abro con ilusión un libro que acaba de salir de la imprenta: el diccionario de diseño editado por Michael Erlhoff y Tim Marshall. el objeto solo ya apetece, y cabe reseñar el diseño editorial, cómodo, claro y discreto, pero el contenido apetece más si cabe.

Michael Erlhoff es uno de los puntales de la escuela de diseño de Colonia, en Alemania; y Tim Marshall es el decano de la escuela de Diseño Parsons de Nueva York.

El diccionario es una iniciativa del Consejo de Investigación Internacional en Diseño (Board of International Research in Design, BIRD) y con ella quieren proponer “el inicio de un proceso de entendimiento” sobre el significado y la definición de los grandes temas que nos ocupan en el mundo del diseño.

el diccionario, que se ha publicado simultáneamente en dos versiones, inglesa y alemana, ha contado con la colaboración de 112 (si no me he equivocado al contar) autores que han desarrollado los 260 artículos; la mayoría de los autores no resultan muy familiares ya que pertenecen sobre todo al mundo de la academia. si no lo he mirado mal, no hay ningún español en esa lista.

no he podido recorrer en profundidad todavía las más de 400 páginas que tiene el volumen, pero sí he tenido tiempo de entender que da entrada a todos lo temas candentes. y por supuesto, he ido a aquellas definiciones que más me interesan y que entiendo que me pueden dar la clave de la orientación de esta obra. por ejemplo:

– diseño: los autores de esta entrada son los mismos editores del conjunto del libro. en síntesis, proponen que el diseño nace, no tanto de la necesidad de planificación ex-ante que requiere la producción industrial, sino más bien del concepto de objeto bello y de calidad que introduce el movimiento Arts and Crafts, precisamente como respuesta contra el adocenamiento que implica la revolución industrial y reivindican las figuras de Behrens, por un lado, y por el otro de Raymond Loewy, como primeros diseñadores. se define el diseño como “una actividad inmensamente compleja, puesto que intenta optimizar los aspectos psicológicos, sociales, culturales y ergonómicos de la interacción de la gente con el entorno diseñado”. entienden por supuesto que todo lo que no provee la naturaleza está diseñado y que todo es susceptible de mejora. personalmente, me llama la atención que, por un lado, el origen del diseño se simplifique en la obra de dos autores y que por el otro lado se le atribuyan tantas ramificaciones y tal complejidad que se acaba obviando el dar una definición concreta.

– gestión del diseño: para esta entrada constan las referencias de Bruce and Bessant(2002) y de Cooper (1995). se alude al ámbito microeconómico y macroeconómico de aplicación de la disciplina, pero en general me quedo con la sensación de que está redactada por alguien que no es especialista en el tema y que no pasa de hacer un resumen meritorio de todas las teclas que se llegan a tocar en este campo, quedándose sin embargo en la superficie del tema. finalmente concluye: “a medida que la competencia aumenta en el mercado global, y que las comunicaciones electrónicas facilitan mayores oportunidades para las ventas y el marketing, el diseño es un componente cada vez más crítico para alcanzar una diferenciación y una ventaja competitiva: la gestión del diseño nos da los conceptos, las herramientas y los valores necesarios para introducir las actividades creativas en el campo de los negocios”. bueno, pues sí y no, pero para mi no es la esencia.

– diseño de servicios: otra entrada compleja, esta vez redactada por una especialista en el tema, la profesora Birgit Mager, de la escuela de diseño de Colonia. la autora nos propone la siguiente definición: “el diseño de servicios se ocupa de la funcionalidad y la forma de los servicios [ ]: quiere asegurarse que la interficie de los servicios es útil, fácil de utilizar y deseable desde el punto de vista de los clientes, y efectiva, eficiente y distintiva desde el punto de vista del proveedor”. a partir de ahí se van desgranando superficialmente una multitud de temas diferentes relacionados con el diseño de servicios: el diseño de interacción y de la experiencia, el diseño de interficies, el desarrollo de lenguajes, y la multidisciplinareidad, las técnicas de “mapeado“, y un largo etcétera.

sin haber profundizado más, me parece pues que el Diccionario de Diseño de Erlhoff y Marshall puede ser una buena referencia a la hora de refrescar conceptos, de encontrar bibliografía relevante y que, en cualquier caso, constituye un buen punto de partida para la discusión constructiva dentro del mundo del diseño.

para quien le interese: “Design Dictionary, perspectives on design terminology”, Michael Erlhoff y Tim Marshall editores, Board of International Research in Design, editorial Birkhauser 2008. cuesta unos 50€ y se puede encontrar en librería La Central.

Anuncios