ya sé que soy muy pesada pero insisto una y otra vez en el informe Cox, publicado en el Reino Unido en 2005, porque es una pieza muy valiosa para entender y para explicar el valor que el diseño aporta, ya que está hecho desde fuera del sector. en cuanto salió estuvo colgado de la web del DDI y el Ministro, el Secretario General de Industria y la Directora General de la Política de la Pyme recibieron una copia.

ahora los ingleses me vuelven a dar mucha envidia con la publicación del documento “Designing a sustainable policy”, diseñando una política sostenible, que después de una investigación concienzuda sobre la situación de falta de comunicación del sector del diseño hacia el sistema político (Palamento y Gobierno), formula medidas dirigidas a cada una de las partes para poder superarlo.

así como el informe Cox fue encargado por el Primer Ministro, en su momento, este documento ha sido encargado por el Grupo Parlamentario para el Diseño y la Innovación y ha recibido el apoyo de la “Real Comisión para la Exposición de 1851” (sí: la Exposición de 1851, lo habéis leído bien, estas cosas pasan en Inglaterra y, mientras funcione, a nadie se le ocurre suprimirla ni cambiarle el nombre).

Recomendaciones al sector de diseño:

1 Indagar y profundizar en los beneficios que puede tener para el diseño el establecimiento de compromisos con el Gobierno y el Parlamento y educar el sector en relación a esos beneficios.

2 Invertir en el conocimiento en los asuntos públicos y en la poítica, para disponer de una estrategia de comunicación efectiva dirigida al Parlamento y al Gobierno que pueda realmente de influenciar las medidas de política que afectan al diseño.

3 Las instituciones relacionadas con el sector del diseño tienen que clarificar y coordinar sus comunicaciones y mejorar su visibilidad ante el Parlamento

4 Demostrar la evidencia y en particular, los hechos económicos que dan apoyo al sector y darles publicidad, usando para ello soportes a los que las audiencias parlamentarias y gubernamentales sean más sensibles.

5 Desarrollar relaciones eficientes con los medios de comunicación para mejorar la notoriedad del sector y dar a conocer los beneficios que el diseño aporta a todos

6 Aprender de otros sectores las mejores prácticas en cuanto a cómo estrechar las relaciones con nuestros stakeholders

Recomendaciones al Parlamento

1 Dar apoyo a las empresas de diseño que existen en sus respectivos territorios (constituency, en inglés, que en el sistema político español vendría a ser la Comunidad Autónoma)

2 Ponerse en contacto y colaborar con los programas de diseño que operan en sus territorios

3 Apoyar el diseño dentro de las medidas de la política de desarrollo

4 Sugerir soluciones inspiradas en el diseño en los respectivos territorios

5 Dar apoyo a los trabajos del grupo parlamentario de diseño e innovación

Recomendaciones al Gobierno

1 Incrementar el conocimiento sobre el diseño y sus beneficios en todos los departamentos

2 Reforzar y extender la figura de los design champions gubernamentales (que existen ahora en todos los departamentos del Gobierno) con otros design champions locales

3 Poner en marcha grupos de expertos en diseño que puedan actuar transversalmente entre departamentos



Bueno: ya sé que antes de llegar aquí tendríamos que tener un grupo parlamentario de diseño e innovación, design champions ministeriales, y probablemente una comisión de la exposición de 1851. ya. pero hay algunas ideas que no requieren más que voluntad y sentido político:

lo de procurar que el sector sepa más de los asuntos de estado, para poder influir

lo de coordinar los esfuerzos de las organizaciones del sector del diseño

lo de obtener evidencias sobre la utilidad del diseño

lo de sensibilizar a los parlamentarios

lo de sensibilizar al Gobierno

he empezado diciendo que soy pesada y es lo soy, pero además soy coherente: estas medidas, en el fondo, ya estaban en la entrada que hice después de las elecciones sobre política de diseño.

Anuncios