pues ahora resulta que el nuevo alcalde de Londres, que para más señas se llama Boris Johnson pero al que todos llaman Boris a secas, se despacha con una competición abierta para los nuevos autobuses rojos de doble piso. y ya empiezan a ponerse de punta los pelos de los diseñadores ingleses… veremos en qué acaba la polémica.

bueno, como mi teoría es que, por mal convocado que esté el concurso, siempre hay alguien que se presenta, los interesados podéis descargar las bases, afilar el lápiz y poner a punto el diccionario on line, porque el único requisito es que el proyecto se presente en inglés

y para vuestros retoños, para vuestras tías viejecitas y para vuestros padres esos que siempre lo saben todo, hay una categoría amateur llamada Imagine.

o sea que si os lo montáis bien, la familia puede acabar el verano con un superávit de 35.000 pounds, o sea, casi 180.000 euros. que siempre vienen bien en tiempos de crisis, oiga!

Anuncios