lo suelto tal como lo venía pensando en el AVE, y espero tener tiempo algún día de formularlo más a conciencia: la idea es que, ahora que el diseño es ya una threshold competence (una competencia que hay que tener si se quiere siquiera pasar el umbral del mercado), lo próximo es la Ciencia, quiero decir, el conocimiento de la esencia de las cosas.

el diseño puede hacer que todo parezca fabuloso: yo quiero saber qué es lo que hay detrás de ese diseño, qué tipo de resina, de madera o de metal y conocer las diferencias intrínsecas que serán las que me permitirán discernir en un mundo de apariencias en el que todas las sillas me cuidan la espalda, están garantizadas de por vida y encima me las regalan si me compro un ordenador (o al revés, da igual, esas cosas que parece que no tengan valor pero sí tendrán una huella ecológica, digo yo).

hasta aquí por hoy: no sé muy bien por dónde, pero continuará.

Anuncios