saltando de un sitio a otro (Madrid-Santiago-Sevilla-Madrid-Barcelona-Turín-Madrid-Barcelona en unas pocas semanas) apenas encuentro el tiempo o la energía de escribir más de lo imprescindible para mis informes, artículos y presentaciones, además de no dejar que el correo se atrase.

o sea que el blog pasa a segundo plano. por ejemplo: escribo esto mientras el avioncito sobrevuela los Pirineos nevados y escucho viejas grabaciones de Bing Crosby en el IPod para aislarme de una conversación correosa entre un vecchio professore ligón y una señorona madrileña: se han encontrado en el avioncito, cada uno soplándose dos tintos a las 12 de la mañana y han seguido compartiendo periódicos y quejas sobre cómo está el mundo hoy… qué curioso, me encantaría saber cómo acaban estos dos… en fin, yo a lo mío.luego lo corto y pego cuando llegue a casa, pero al menos aquí estoy un rato quieta.

en el Financial Times de este fin de semana, lo más interesante que encuentro es el reportaje sobre el trepidante rescate de LEHMAN BROTHERS EUROPE: da vértigo pensar cómo se resolvió la suspensión de pagos “más fea de la historia”, como la titulan ellos mismos.

además de esto, Anthony Roussel, un diseñador inglés de joyas fantásticas en madera cortadas a laser.

y en el suplemento de joyas y relojes, se habla mucho del diseño independiente de joyas, en oposición a la joyería comercial y de marca, como una tendencia que está pegando fuerte: se pueden tener piezas muy buenas a buen precio, diferentes de lo que se ve en la calle y en las revistas, y ayudar de paso a un diseñador joven o independiente. para ilustrar el artículo, una bonita foto de Michelle Obama con un collar enorme y estupendo, de esos que se pueden permitir las personas de envergadura física y moral, como la Obama. en el FT, por cierto, se habla de esas tres mujeres negras que van a entrar en la Casa Blanca, pero no para cocinar ni para limpiar, sino para vivir. a mi me emociona, y me gusta además que lleve collares vistosos y que se vista de Narciso Rodriguez.

el collar es de Tom Binns, un irlandés que se lanzó a la joya punk couture (il faut le faire) y tiene unas colecciones super interesantes (para mi gusto).

y hasta aquí la crónica de sociedad.

Anuncios