un regalo es lo que nos hace Alvaro Sobrino al poner 938 cubiertas de Daniel Gil en línea a través de Flick’r. lo habéis leído bien: NOVECIENTAS TREINTA Y OCHO.

impresiona verlas así, todas juntas. impresiona por la creatividad y el ojo crítico de Gil, y también por la fidelidad de la editorial; las decisiones que toman ahora las editoriales no parecen tan consistentes. y sin embargo, muchas veces el libro se vende por sus cubiertas.

la pena es que los libros inventariados no siempre se encuentran en buen estado, pero para lo que interesa, allí está.

pues eso: ¡gracias, Sobrino!

y hablando de cubiertas, recuerdo las discusiones con Enric Satué cuando estábamos preparando la exposición “Ready to Read” de diseño editorial español (que por cierto ahora se encuentra en Lubljana según tengo entendido y no en Lisboa como consta en la web del DDI): yo me empeñaba en considerar el diseño editorial en su conjunto (cubiertas, sí, pero también tipografía, retícula, materiales, acabados, …) y Enric me desengañó diciéndome que todo se juega en la cubierta, que es lo que hace que el libro se venda o no.

mi experiencia en el diseño de mi único libro publicado hasta la fecha es curiosa: el razonamiento era que si nos empeñamos en decir que el diseñador tiene que estar al inicio del proyecto, el diseño editorial no tenía que ser distinto. y por lo tanto, llamé a Eduardo del Fraile cuando empecé a escribir y porque sabía que él me seguiría la corriente en este tema. y así fue. esto no quiere decir que yo haya intervenido en las decisiones del diseño. solo le pedí una cosa, muy fastidiosa por cierto, que él aceptó para complacerme.

lo bueno fue que partimos de un concepto, el de la navaja suiza, y que él por su lado y yo por el mío, hicimos para que el producto final estuviese en sintonía con esa idea. y desde luego, fue una experiencia estupenda. a repetir, si se puede…

Anuncios