hace días estaba leyendo no sé donde que en Nueva York la última moda era poner agua del grifo filtrada en los restaurantes, para evitar el despilfarro que representan los miles de botellas de plástico o de vidrio que se consumen a diario en la ciudad. y pensé que era una buena idea.

hoy me llega el newsletter del Design Week con el resultado de un concurso que han hecho en Londres para distribuir una jarra para el agua del grifo de Londres, que es buena, para los establecimientos públicos. ha ganado el concurso Neil Barron, de Gusto.

en su blog, Barron explica que la forma de su “taptop carrafe” nos remite a la de los mandos de un grifo tradicional, para que sea intuitiva en su uso, que se estrecha para no dejar pasar los cubitos de hielo, que no gotea y que, of course, es de vidrio reciclado. a mi me gusta, la verdad. estoy deseando ir a Londres para hacerme con una.


además, me parece una estupenda idea y se podría copiar en Madrid, cuya agua del grifo es de muy buena calidad (a ver qué pasa con la privatización del Canal…) y en Barcelona (que necesita un filtrado más severo…).

se quejarán los de Font Vella, pero qué queréis, la crisis nos la tenemos que repartir entre todos, ¿no?

Anuncios