tengo unos amigos que no me los merezco: he recibido obsequios estupendos estas navidades, y entre ellos, algunos libros. de éstos, querría destacar tres aquí (los cito por orden cronológico de recepción, no por méritos ni por apreciación):

– “In Prensa”, de Grassa Toro y Pep Carrió. es una edición limitada, tiene el formato y la apariencia de una libretita Moleskine, y es bisutería fina todo él: desde la idea (que elabora sobre una idea un poco estrafalaria de una escritora ya fallecida), hasta la elección de la tipografía, pasando por el texto de Grassa Toro (me ha gustado mucho el capítulo “P de periódico”, por la riqueza de las metáforas y por la redacción, tan austera, tan precisa) y por supuesto por las ilustraciones de Pep, con ese estilo tan propio que no deja nunca de sorprender y de emocionar. no sé si se comercializa (porque en realidad el librito recoge una conferencia pronunciada con ocasión de la apertura de un congreso) pero si lo véis por ahí, aprovechad.

– “Conversando con estudiantes de diseño”, de André Ricard, publicado por Gustavo Gili. este es uno de esos libros que deberían ser de lectura obligatoria para todos los estudiantes de diseño, pero previa a su ingreso en la escuela; su comprensión podría ser el requisito de entrada en la escuela. supongo que la lectura, y la comprensión, varía con la edad y con la experiencia, pero a mi me resulta muy fresco y muy ameno. ¡qué queréis que os diga, a mi me conmueve que un personaje de la talla de Ricard hable con esta vehemencia y con esta sinceridad! a mi me desarma cuando se pone a hacer la lista de lo que tiene que tener un estudio ( además del hardware y software apropiados, “unas cuantas herramientas básicas como cutters, lápices, reglas, escuadras, papel, …”); o cuando reproduce como en un guión cinematográfico el momento dramático de una presentación al cliente; o cuando avisa a los chicos de que tienen que vestirse adecuadamente… pero no creáis que se queda en estas anécdotas, por supuesto que no. el apartado dedicado a la intervención del diseño en la artesanía, por ejemplo, me parece brillante, y sus opiniones sobre lo que es y lo que no es el diseño, sobre la belleza, la estética, lo kitsch, la decoración, etc. son, además de significativas, muy refrescantes: André habla bien, escribe mejor, y es lúcido y preciso: todo un lujo hoy día. lo recomiendo sin reservas, para pequeños y mayores.

– “Abecedario fonético”, de Eduardo del Fraile, editado por Teliolibro. para Eduardo no hay nada mejor, ni más divertido, que el diseño. así, cuando piensa en hacer algo simpático, le sale un libro amarillo, lleno de letras repetidas y de ilustraciones curiosas, todo ello exquisitamente dispuesto, por supuetso. no será porque no se han hecho libros así en el mundo, pero éste logra sorprender y divertir. debe ser un reflejo de lo bien que se lo pasaron Eduardo y su editor, Julio Telio (el librero de toda la vida, a quien no tengo el gusto de conocer todavía).

hay otros libros pero, como decían en la tele, “hasta aquí puedo leer…”

Anuncios