Ariel Guersenzvaig tiene la deferencia, que agradezco mucho, de hacerme llegar por correo electrónico y por correo de superficie el estudio que ha dirigido, “Realitats i oportunitats– el disseny i l’empresa a Catalunya”, y que ha sido publicado por el FAD recientemente.

para vuestra tranquilidad diré de entrada que lo único que tiene al revés este documento es el nombre, en el que se han invertido título y subtítulo, pero aparte de esto, está muy bien, es muy claro, está muy bien presentado y muy bien redactado también.

el contenido está en la línea de esas investigaciones que han hecho centros de diseño de varios países de la UE (GB, D, …) y en España, el DDI.

cuando lo hicimos en ddi, los ingleses del Design Council nos propusieron que utilizásemos una metodología armonizada para así poder comparar resultados, y pensé que era una excelente idea. así que estuvimos trabajando codo a codo: los ingleses, los daneses, los franceses, los belgas (que yo recuerde) para poder ofrecer resultados consistentes. fue un ejercicio interesantísimo, y constructivo: procuramos acercarnos al máximo, sacrificando algunas cosas a cambio de poder disponer de agregados consistentes y trabajando dentro de los límites presupuestarios de cada uno. la presentación conjunta en la reunión de centros de diseño en París, en enero 2006, la vivimos como un verdadero éxito.

siguiendo esta forma de trabajar, hicimos lo necesario para que la metodología del estudio estuviese disponible desde la web del ddi para que cualquiera pudiese utilizarla (y allí está todavía, creo). dentro de este “cualquiera” genérico, la idea era que lo utilizasen en primer lugar las distintas comunidades autónomas, para tener así un mapa del diseño en España que funcionase sin tener que gastar mucho desarrollando una metodología propia a cada vez. por eso me sorprendió, aunque me alegré mucho, que los primeros en utilizarla fuesen los argentinos del INTI, como ya expliqué en su día…

bueno, pues este trabajo del FAD ha tenido en cuenta ése y unos cuantos trabajos más de este tipo y, sin haber seguido exactamente el mismo guión, tiene muchos puntos en los que ambos estudios pueden compararse. una de las cosas que me ha llamado la atención es que, si la memoria no me falla mucho, los resultados no se alejan demasiado de los del conjunto de España, lo cual ya sería llamativo... pero esto lo dejo para alguien con más tiempo y mejor humor. aquí sólo quiero destacar algunos temas metodológicos que me han llamado la atención:

  • la definición de diseño que utilizan es: “aquello que transforma substancialmente los procesos, productos y servicios en cualquier sector de la economía”. sinceramente, se me queda corta; o larga tal vez, porque aquí cabría también la tecnología, por ejemplo. o la gestión.

  • al afinar más, dicen que el diseño es la combinación de 4 ingredientes: “dimensión formal, funcionalidad, innovación y estrategia empresarial”. no estoy muy de acuerdo: para mi, la estrategia corporativa es la base y la innovación el resultado (a veces, no siempre).
  • otra sorpresa para mi es que se hable de diseño de procesos (informática, ingeniería, organización, etc.) como un apartado más junto a diseño de producto, diseño gráfico y diseño de espacios, y que el diseño de servicios en cambio se entienda incluido en el diseño de producto. no digo que esté mal, pero me llama la atención; en mi opinión, estos trabajos divulgativos tienen que ser muy claros y comprensibles para poder tener una gran difusión, que por esto se hacen, y una opción como esta me parece enrevesada. ya puestos, ¿por qué no incluimos la arquitectura?
  • se sigue apuntando con el dedo a las empresas cuando se dice: “hacen falta importantes cambios culturales en el sector empresarial de un país como Cataluña en el que siguen predominando los discursos tradicionales vinculados a un modelo productivo con un fuerte peso de la empresa familiar”. para mi, este es un discurso típico de diseñadores, o de los diseñadores de siempre, y creo que a ellos también les hace falta un “importante cambio cultural”
  • por ser la muestra representativa en Cataluña de un tamaño abordable, se han podido hacer las entrevistas con más dedicación. esto seguro que ha solucionado un punto débil que señalábamos en el trabajo del ddi. pero para darle más consistencia todavía, se ha utilizado un grupo de expertos que fuese contrastando los resultados. a mi esto me gusta menos, porque la selección de los tales expertos dentro del colectivo de diseñadores nunca es aleatoria (ni siguiera objetiva), así que su función queda desvirtuada, a mi entender. yo creo que esto estaba bien en los viejos tiempos en que nadie sabía muy bien de qué hablaba, pero que hoy día ya no hace falta.
  • en el capítulo sobre la profesión de diseñador, mencionan “dos realidades” en el diseño industrial: “el perfil de diseñador industrial de carácter muy técnico, habitualmente integrado en la propia plantilla de la empresa, y el perfil de diseñador industrial de tipo conceptual o artístico”: me pregunto donde quedan A. Ricard, R. Benedito, ADN, Mormedi o Costa Design


en cualquier caso, pienso que lo importante es que se sigan haciendo estos estudios, que van sumando , como dice Ariel, nos van dando herramientas a los profesionales que nos dedicamos a esto; así que muchas gracias y mi enhorabuena más sincera a los del FAD y su Observatori del Disseny.

n.b.: a leer este trabajo me he acordado de lo mucho que sufrió Carmen Cuesta para redactar el resumen del estudio del ddi por todas mis observaciones, interrupciones, cambios y puntualizaciones… pero creo que al final quedó estupendo y es uno de los trabajos en los que he intervenido del que me siento más orgullosa.

Anuncios