Vale, pues las malas.

  • Isabel Coixet: según lo que se cuenta en El País, la Coixet se habría vuelto loca, habría cogido unas tijeras y recortado una imagen de una revista de moda para hacer el poster de su última película. No sé, no me lo termino de creer. Me llamó la atención que no saliese el nombre del diseñador gráfico ni en los títulos de crédito ni en la web de la película: pensé que era raro, pero luego me dije que la Coixet viene de la publicidad, y me parece ese medio no se caracteriza por dar bola (como dicen en la Argentina) a los diseñadores. Pero de ahí a que el poster lo haya hecho la directora con sus manitas… El caso es que ahora tienen un poco de lío con el autor de la foto, Javier Aramburu, ojalá lo solventen pronto.
  • EPS: han cambiado lo único que valía la pena del rediseño que hizo El País hace un par de años. No entiendo en absoluto la razón del cambio: ¿no vende? Pero si no tiene que vender, si se regala con el periódico. ¿No se entiende? Pero si no hay nada que entender, lo que hay que hacer es poner una buena foto en portada. Lo que me parece muy fuerte es que, puestos a cambiar, esto haya sido lo mejor que se les ha ocurrido. Mejor que yo lo explican unos profesionales como Cuatro Tipos. Por casualidad, me meto en TED y voy a dar con un diseñador de periódicos polaco: Jacek Utko. Parece que su charla esté dedicada a los de Prisa, qué curioso: es un poco cándido (el chico es muy joven) pero merece la pena ver el video (sorry, solo en inglés)
  • que he acabado el libro: sí, ya sé que pensaréis que me he equivocado de sección, pero es una mala noticia de todas formas. Te deja con una sensación amarga de que podrías haber hecho un libro mucho mejor (ahora que ya sabes del tema y del libro), te deja sin excusas para comer compulsivamente y entras en el estado de trance que supone el inicio del viaje del libro a partir del momento en el que sale de tu ordenador: ahora viene, el diseño, la edición, la impresión, la distribución… y si no falla nada, dentro de 3 meses en las librerías.

Ahora las buenas:

  • que he acabado el libro: por fin puedo volver a leer y a ir al cine, puedo salir con los amigos y pasar los fines de semana fuera del despacho. ¡Ya era hora!
  • y que por fin llueve…
Anuncios