Paco Bascuñán ha muerto. no sé ni qué decir.
me reprocho no haber ido la semana pasada a la inauguración de la exposición que él ha comisariaco con Nacho Lavernia (Suma y Sigue), por no haber podido darle un abrazo, y a Lupe, su compañera.
nos queda su obra, y el recuerdo de su sonrisa, de su risa, de su mirada viva, de su humor inteligente, de su talento, de su sentido de la amistad, de su generosidad.
pero nos falta él.
¡qué rabia! ¡qué tristeza! ¡qué mal rollo!
dice Victor Palau, en Graffica, que el cielo de Valencia no ha dejado de llorar. que sepáis, en Valencia, que la lluvia ha llegado hasta Madrid.

Anuncios