Renfe, otra vez, nos da un magnífico ejemplo de cómo no hacer las cosas: en este aseo para discapacitados del AVE, la gente por supuesto le da antes al botón de emergencia que al de la cisterna.


los usuarios (pasajeros o personal de a bordo) lo han corregido el mal diseño como han podido.

o sea que ¿era eso lo del co-diseño?
🙂
Anuncios