usco una lamparita mínima para una iluminación puntual en el nuevo local.


lo único que se me ocurre es la Topolina, de Marset. es muy chula, la compré cuando salió y se perdió en alguna movida familiar. entonces era un objeto de precio razonable. hoy cuesta casi 60€.

vale que tuvo el premio al mejor diseño de iluminación en Maison&Objet del 2000, se lo merece, pero precisamente por eso yo creo que debería de seguir siendo barata. pues no.

es cierto que, cara o no, me encanta esta lámpara y la encuentro comodísima. pero necesito algo con la pinza más fina, que se pueda deslizar en un hueco mínimo.

me viene a la memoria una lamparita antigua, de metal, muy sencilla, que es la antecesora en la cual se inspiró Chistophe Mathieu, el diseñador, para la Topolina. yo tenía una en el piano, ¡cómo olvidarla!: tantas horas, tantos años, aporreando las teclas …


en una incursión al Rastro la veo: es igual que la del piano, ¡qué chula! le pregunto a Angel, el de la tienda, cuánto quiere por ella. 35€. ¿WHAT? 35 €: dejaron de hacerlas, ya no se encuentran, son tan prácticas, etc.

ni hablar.

y finalmente, doy con ella: en una tiendecita encantadora de la Corredera Baja de Sant Pablo. allí está, en tres colores: crema, rojo y verde. el precio: 8,50. estoy por quedarme el muestrario….


¡viva Malasaña!
Anuncios