el Rastro se me hace cada día más grande e incierto. cada domingo parece que las tiendas y los puestos jueguen a cambiar su sitio para que no reconozca nada y pueda seguir perdiéndome e ir de sorpresa en sorpresa: de golpe aparece una Mobylette impecable en medio de un gran display de morillos y cornucopias y sin embargo sigo sin encontrar, en tres años que lo busco, un florero de vidrio negro redondo o un número 7 bonito.
otras cosas sí he encontrado, como el perchero para el nuevo local por ejemplo. y muchas otras cosas de las que me enamoro por espacio de cinco segundos y que no compro porque tengo una casa repleta de objetos tan perfectamente inútiles como irremplazables en mi universo sentimental.
en el Rastro los ojos te duelen de tanto mirar y de intentar ser listo y percibir, entre tantas toneladas de cosas inservibles, algo que realmente sea la respuesta a una pregunta que te has formulado algún día.
por eso aprecio, más que las almonedas, las tiendas con una buena selección de objetos. otra cosa es que esa selección sea más o menos afín a mi forma de vivir…
por si le sirve a alguien, aquí va mi lista de lugares predilectos en este nuestro Gran Bazar:

  • Brut, el último en llegar. no son anticuarios, pero sus piezas, con un innegable sabor retro, resultan muy atractivas. están en Carnero, 12.
  • la Recova, en Rodrigo de Guevara, 6: una tienda pequeñita y encantadora, llevada por una pareja simpatiquísima. te lo llevarías todo a casa. y tienen web: http://www.recova.es/
  • otra selección inteligente en Vintage 4P, Bastero, 4. todo ese trocito de la calle Bastero tocando a Toledo vale la pena, pero Vintage es especial. además tiene un blog estupendo donde se pueden ver las piezas y los precios: vintage4p.blogspot.com
  • cerca de allí, en Mira el Río Alta, 8 el famoso 8: no esperéis que los dueños os hagan el más mínimo caso hasta que acaban de leer el periódico del domingo, pero me parece gente seria y tienen un gusto exquisito
  • en la plaza del General Vara del Rey número 11, dos incontournables como dirían los gabachos: la Europea, que precisamente se especializa en muebles franceses, desde sillas de escuela hasta esas mesas de granja de tres metros de largo, para toda la familia, y Olifane, con unas lámparas más extraordinarias las unas que las otras, un sillón con mil historias que contar y algún otro complemento delicioso
  • la Gazza Ladra, en las Galerías Piquer (Ribera de Curtidores, 29): por el placer de ver una tienda bien montada. también con web: http://www.lagazzaladra.net/
  • para regalitos, Castillo en la parte alta de las galerías que hay bajando por Curtidores, justo después de cruzar la calle Carnero: bolsos y bisutería vintage muy bien seleccionada, lámparas en muy buen estado… todo en un espacio mínimo y a precios escandalosos, pero vale la pena al menos verlo.
  • de subida ya, un vistazo a El Museo Popular, en Calle Santa Ana, 12, donde Angel es capaz de venderos cualquier moto, a cualquier precio, pero con estilazo. ojo a su colección de cristal, en la vitrina entrando a la derecha.
  • y finalemente, una mezcla de todo lo anterior en uno de mis locales favoritos: Santa Ana, 6 (calle Santa Ana, 6). una tienda encantadora, con muebles seleccionados y también objetos pequeños que te llevarías en el acto. Marisa, en bata blanca, restaura los muebles y aconseja a los clientes con la misma paciencia y sentido común.

Santa Ana 6 está frente a la churrería del barrio: esta churrería no es como la de la calle Espíritu Santo, en Malasaña, toda “limpiuca”, no: estamos en el Rastro y se trata de un local sombrío y recubierto de aceite por todas partes, aceite que se desborda hasta la acera formando un reguero que se extiende hasta la alcantarilla más cercana. “pero es nuestra churrería” como diría aquél, y las porras están riquísimas a primera hora de la mañana, recién hechas (sobre todo la del centro de la rueda, enroscadita…)

Anuncios