sabíamos que la revolución iba a llegar del sur, y hace tiempo que observo África con curiosidad. pues bien, ya ha ocurrido: alguien ha decidido transformar radicalmente las normas sobre la propiedad intelectual y ese alguien no es otro que el Presidente de Senegal.

la curiosa historia viene hoy en La Vanguardia y relata como Abdoulaye Wade ha mandado construir un complejo lúdico-escultórico en las afueras de la capital y reclama ser el diseñador del invento.

como diseñador, el señor Wade pretende, no ya cobrar sus honorarios como haría cualquiera por aquí, sino quedarse con el 35% (treinta y cinco por ciento) de la recaudación del complejo.

digo yo que si el Presidente se sale con la suya, igual vale la pena estudiar la apertura de sucursales en Dakar…

Anuncios