otro 23 de abril: a vueltas con la esquizofrenia de tener que elegir entre el día de Sant Jordi en Barcelona, con esa tradición un pelín perversa del la famosa rosa que te tienen que regalar tus enamorados (o uno al menos), sin la cual no eres nadie, y la noche de los libros en Madrid, con su callejear medio a oscuras y entre amigos, que le da un puntito canalla (por poco que pongas interés) y sumamente deseable.
como pensaba estar en Londres esta vez (y disfrutar allí de las celebraciones de St George’s day), ni siquiera pensé en ello. con lo cual, me quedo en casa, aún a riesgo de no recibir ninguna rosa… (que como riesgo, no es menor, no vayáis a pensar)
sin embargo, lo peor de este Sant Jordi no es lo de reubicarme en el espacio, sino que por problemas varios los 3 libros, 3 que tengo en el pipeline editorial no verán la luz en un día tan señalado. ¡OOOOHHHHH, qué pena! ya me veía yo firmando en las Ramblas o en Pantha Rei. pues va a ser que no. y me explico:
Diseño Rentable, en su segunda edición española, se está fabricando. ya sabéis que es un libro un poco especial y que requiere mimo: con su panza plateada, sus grafiquitos móviles y su cubierta de plástico, no es algo que se haga en un plis. pues ya llegará. ¿qué tiene esta edición que no tenga la otra? solo el capítulo X: he aprovechado que se había agotado la primera edición para reescribir ese capítulo, que me tenía un poco mosca, pero las modificaciones son leves.
Managing design for profits, o sea: Diseño Rentable en inglés: también está a punto de aparecer. en la foto, la cubierta nueva que ha hecho, también, Eduardo del Fraile. ¿por qué cambiamos la cubierta? porque el distribuidor para los Estados Unidos así lo aconsejó y nos enrollamos. espero que éste no tarde mucho, ya que hace muchas semanas que recibí la copia avanzada. en cuanto se lance al mercado le haremos un blog especial: ya os avisaré.
– y mi último retoño: “El diseño a su servicio: cómo mejorar una idea de negocio con la ayuda de un diseñador“, que está en la imprenta. pero está allí y no saldrá hasta dentro de algunas semanas, me temo. me da rabia porque tenía la ilusión de que participara de la locura colectiva del 23, pero las cosas son como son. en cuanto a la la traducción de éste último al inglés, solo puedo decir que ha empezado, pero no tenemos un horizonte temporal para su materialización como objeto.  

así que aquí me tenéis, en Madrid y con el corazón en vilo. pero por un libro (o tres).

Anuncios