con tanto concurso y premio de diseño a diestro y siniestro, y tan criticados en general, sorprende que una empresa como Santa&Cole se lance al ruedo con su primer concurso de paisajismo. ahora que, cuando se lee con detenimiento la convocatoria, se ve que éste no es un concurso más. ¿qué diferencia hay? una muy simple: que las bases están bien. y por lo tanto, espero que pasen a ser un referente, en especial en aquello que tiene que ver con la gestión de los derechos de la propiedad:


1. Los autores conservarán la propiedad intelectual de los trabajos presentados, no pudiendo ninguno de  ellos, ni siquiera los premiados, ser empleados para otros fines ni como material para la redacción de otros proyectos por paisajistas u otros profesionales diferentes de los respectivos autores.

2. Los concursantes cederán a las entidades organizadoras únicamente los derechos de explotación que correspondan a la publicación y exposición de los trabajos premiados en el concurso, o aquellos otros fines que se consideren de especial interés en relación con el objeto del presente concurso.


3. En atención a los derechos de propiedad intelectual sobre cualquiera de los proyectos premiados, el proyecto no podrá ser modificado ni cedido, sin el consentimiento expreso del autor del mismo.
(extraido de las bases)

cuando lo lees así, no parece tan difícil. ¿por qué será que nos cuesta tanto? tal vez será que, en muchos casos, los objetivos de los concursos no están tan claros… en cualquier caso,  enhorabuena a S&C y gracias por dar ejemplo.



Anuncios