“me llamo Xenia y detesto los documentos sin grapar”.
así es: me molesta tener que leer un conjunto de hojas sueltas. y ya puestos a confesar, también tengo que admitir que me gustan las grapas muy pequeñas, cuanto más pequeñas, mejor. así que la grapadora, lejos de ser un objeto más dentro del universo de pequeños enseres curiosos que se acumulan en los cajones de las mesas de escritorio, siempre han sido objeto de atención por mi parte.

en estos momentos tengo 3 modelos en el despacho, a saber:

– la más grande, marca Kangaro: me parece la grapadora perfecta, ergonómica, fiable. como curiosidad, diré que tiene las instrucciones para recargar las grapas grabadas en el propio chasis, todo numerado, impecable: 1) press 2) move to load, etc. en la foto se ve. por este detalle, siempre pensé que era un producto británico pero googleando me entero de que la empresa Kangaro es india. tal vez por eso esta empresa también comercializa algo tan anacrónico para nosotros como el papel carbón, además de perforadoras y grapadoras.

– la mediana es una grapadora Petrus de tenaza también, que no tiene otro interés que el de utilizar las grapas más pequeñas del mercado, que por lo tanto son las que más me gustan y por lo tanto es la que más utilizo. hace poco se extravió (encontró la manera de camuflarse dentro de un archivador). nos volvimos locos buscándola hasta que apareció, cuando ya estaba a punto de comprar otra igual.

– la pequeña es una curiosidad: es una réplica de la famosa El Casco, pero en miniatura y en plástico. es un juguete gracioso, que tiene la virtud de colocar las grapas más cerradas que las demás, de forma que quedan completamente planas y los documentos grapados se pueden apilar mejor.

esto era para refrescar un poco el ambiente. a continuación, voy a colgar una serie de tres artículos que he publicado recientemente en Visual y que hablan del sector del diseño. confío en que se entienda que es un análisis superficial, y que responde solo a mi apreciación personal. como es un poco denso, creo que da para todo el mes, así que hasta septiembre, no habrá nuevas entradas: ¡a descansar, que yo estoy estudiando!

Anuncios