una cosa que siempre me ha gustado de los norteamericanos es la naturalidad con la que utilizan las reuniones para activar a conciencia su red de relaciones (networking).  me parece una práctica buenísima porque, para mi, el 50% de los beneficios de muchas de las reuniones a las que asistimos viene por el mero hecho de haber conocido a alguien y este capital no lo puedo dejar en manos de la casualidad.
la etiqueta del networking preconiza entrar directamente al trapo y presentarse sin complejos. se intercambian un par de preguntas formales tipo: de dónde vienes, en qué estás, cómo te enteraste de este evento, etc. ya sé que cuesta, pero solo al principio. (nota: si el interlocutor no corresponde con algo de curiosidad a nuestro respecto, podemos perfectamente darle la espalda y seguir buscando a alguien más interesante para relacionarnos. esto me lo enseñó mi colega Jaime, que sabe mucho de esto.)
en este breve intercambio previo, es sumamente útil que todos estemos identificados: el ver el nombre de la otra persona de forma clara y evidente facilita mucho el primer paso y por eso existen los name tags, unas etiquetas con el nombre en grande que se ponen de forma visible. siempre me ha sorprendido ver lo reacios que somos en España a lo del name tag. tal vez la razón está en que suelen ser muy feos y que en este país somo muy exquisitos (?!…)
bueno, pues el otro día, en la reunión de XVDMC sobre la conferencia del DMI, probé una solución ¡y tengo que decir que funcionó!
se trata de esta chapa que sale en la foto: tiene 75mm de diámetro y cada asistente escribe encima su nombre con un rotulador permanente y se la coloca de forma visible: ¡QUEDA CHULÍSIMA! tiene gracia además porque cada cual escribe su nombre a su manera… las chapas las encargué a los de Plausive, que son rapidísimos además de ser colegas.
vale: cuesta dinero. pero puede pasar a ser un elemento promocional interesante. por ejemplo: yo espero que los que se llevasen una con el pajarito de XVDMC no la tiren; que la reutilicen acaso, cuando tengan que participar en otro evento; o que al menos la dejen en la oficina como un objeto curioso. y así, cuando la vean por allí, se acuerden:
– de XVDMC
– de la charla del pasado día 14
– de la demás gente que conocieron ese día
y que a lo mejor les dé por llamarnos, o llamarse entre si.
para que puedan llamar, lo que hicimos fue: pedir una tarjeta a cada uno de los que venían y si no llevaba pedirle que escribiese sus datos en un post it. todas las tarjetas y los post its los pegamos juntos en la pared con blu tack, de forma que al salir el que quería le hacía una foto con el móvil y se llevaba en un solo documento todos los contactos. la foto de las tarjetas no la pongo por discreción, pero la composición también quedaba muy curiosa porque utilizamos de fondo un viejo papel pintado de los que adornan algunas paredes del local de Utopic_US.
total: que hemos hecho dos grandísimas aportaciones al mundo del networking de las que me siento muy orgullosa, y que estáis invitadísimos a adoptarlas. 😉

Anuncios