yo entiendo poco de historia del diseño, pero tengo la sensación de que el diseño francés es el gran desconocido en nuestro país. es más, creo que lo ninguneamos alegremente porque en el fondo no conocemos sus grandes nombres, y/o no somos conscientes de sus aportaciones.
estos días podemos poner remedio a este problema: en el Museo de Artes Decorativos de París se acaba de inaugurar Mobi Boom, una expo sobre el diseño de mobiliario en Francia de 1945 a 1975, que tiene una pinta excelente. el cartel solo ya es un poema. parece estar muy bien documentada, y montada. además es una excelente idea ir a darse una vuelta por París por esta época, pero habrá que darse prisa porque la expo acaba con el nuevo año.
estos muebles franceses son los que ahora están de moda aquí: las sillas de Tolix, los armarios de madera decapada, las mesas de refectorio, las lámparas de suspensión,… hace un tiempo, lo que se vendía eran los muebles escandinavos de los 50s y 60s. me deprime un poco pensar que todo lo que hacemos es reproducir cosas ya pasadas, vistas, vencidas. me gustaría que nuestro paisaje doméstico fuese más optimista, ya que nosotros no podemos serlo…será lo del declive del imperio.
hace unos días, descubrí  en Barcelona una tienda sorprendente: Luzio. nada que ver con el “disseny”: para sintetizar, Luzio es a Pilma lo que un gran ramo de flores, de colores densos y un poco ajadas, es a una hilera de sansivieras estilizadas y tiesas.
pensé que Barcelona está cambiando mucho, también.

Anuncios