una pintada reivindicativa (“se impone una forma de vivir sabia”) y un paisaje bajo la lluvia -ambas imágenes captadas en Lisboa- se combinan en una resolución un tanto coercitiva y challenging, pero en buen plan. no podía pensar en nada mejor para 2011: a ver si entre todos logramos que escampe un poco y podamos volver a vivir sin temor…
Anuncios