la ilustración científica no tiene porqué ser una infografía, por virtuosa que ésta sea. la prueba, en el blog de Joan Casaramona, al que he llegado a través del de Leo Flores.
Casaramona tiene una pequeña obsesión con Napoleón Bonaparte, al que le saca muchísimo partido: en pixels o en narrativa.

Anuncios