los colegas de Visual, con Álvaro Sobrino al frente, me ofrecieron hace ya un par de años que escribiese regularmente en la revista. en ese momento, acepté encantada la propuesta porque:

– me permitía alcanzar una gran audiencia
– me exigía reflexionar con detenimiento sobre unos temas a los que de otra forma no dedicaría más de cinco minutos
– me daba la posibilidad de fijar públicamente mi opinión sobre algunos asuntos de actualidad

tengo que decir que en Visual siempre me he sentido muy bien tratada: pagan (poco) y no solo pagan sino que te recuerdan amablemente que tienes que mandar la factura; no te cambian ni una coma del texto y, si hay que hacer correcciones, te consultan para que las hagas tu o que des el visto bueno; no te dicen de qué tienes que hablar ni te dan orientación alguna; los artículos no tienen que ser originales, pueden estar publicados también en el blog. así, da gusto.
y, sin embargo, he dejado VISUAL.  

les agradezco públicamente la invitación y el trato, pero no doy para más. tengo en estos momentos la responsabilidad de levantar XVDMC y me tengo que dedicar a eso en cuerpo y alma. para mi, escribir un artículo no es algo que hago de pasada: lo haré mejor o peor, pero me esmero en buscar el tema, confirmar las referencias, sintetizar a lo que da una página, y escribir lo mejor posible. y eso lleva tiempo.

igual me arrepiento: ¡seguro que me arrepiento! pero la decisión está tomada: ya no más Visual.

Anuncios