me lo he tenido que leer varias veces: ¿21,9 millones de euros por una butaca? pues sí: la Dragon Chair de Eileen Gray (en la foto), que se vendió en una subasta en 2009, está considerada la más cara del mundo.
el FT de este fin de semana lleva un artículo sobre el auge del coleccionismo de piezas de diseñadores, especialmente de prototipos o piezas únicas, en el que se da este dato, que he corroborado por otro lado.
el artículo habla también de unos coleccionistas franceses, Laurent Negro padre e hijo, que han amasado una colección fabulosa de piezas art déco; por lo visto antes la colección estaba expuesta en el Château de Gourdon (que según parece era o es propiedad del tal Negro, padre, que lo compró porque su madre trabajaba allí como cocinera; no me lo invento, lo pone en Le Journal des Arts).
Christies presentará las 500 piezas francesas de esta colección a finales de marzo en el Palais de Tokyo en París, que luego se subastarán por una cantidad que esperan que ronde entre 40 y 60 millones de euros.
por si queréis empezar a tomar posiciones, se pueden ver todas las piezas aquí. por ejemplo, si alguien quiere cambiar su copia de la famosa mesita de Eileen Gray por una auténtica, en la ficha correspondiente puede ver que se le estima un precio de 200.000 a 300.000 euritos.
la otra solución es irse a Maastricht, a la feria TEFAF, sección diseño, que también promete.
y dos cosas: una, que qué pasa con el coleccionismo de diseño español, y dos, que lo que sí tiene esto de revisar el pasado es que nos damos cuenta de lo que cuesta eso de ser moderno…

las fotos son de Christies: la de arriba es la famosa Dragons Chair y la de abajo, una silla de la artista plástica Ruth Francken; no sé si sirve para sentarse, pero me gusta mucho la entrega de los pies y el tubo.

Anuncios