es interesante ver cómo una tendencia se va consolidando y convirtiendo en algo real y consistente: leo en Co-Design lo del programa para descargarse los planos de las casas (que luego se  construye uno mismo), y me encaja con lo de Downloadable design de Droog (que tiene la página cancelada ahora mismo), que cité en mi entrada del 7/04/2010 , y con ese otro post en el que especulaba sobre la desmaterialización extrema, el 04/05/2008.

es curioso ver cómo cambian las reglas del juego para los arquitectos, otrora tan poderosos, como ha cambiado para médicos o abogados; y para diseñadores también, claro está. por eso siempre me sorprende que los diseñadores sigan reclamando colegios profesionales, ese “instrumento medieval” como diría la Cuesta (que, por cierto, no sé dónde anda, a ver si se reporta pronto y nos tomamos algo…), como si el hecho de estar colegiados fuese una garantía de poder.

yo creo que la tendencia del mercado no la invierte una denominación, ni un tour de passe-passe, y que una asociación fuerte, bien llevada, tiene muchísimo que hacer, se denomine “colegio” o se denomine “club”.

 

Anuncios