siempre aprendo algo en la franja de trabajo que acompaña mi desayuno. hoy, me he descargado la app de la RAE, IRae. se queda en el escritorio de mi IPad al lado de la app del Webster, siempre a mano. me encantan los diccionarios.

y revisando Twitter, tropiezo con un medio que no conocía (why should I?) sobre diseño de webs: webdesignledger.com. en él, me llama la atención un artículo sobre freelancing, tituladohaciendo malabarismos entre ser un diseñador autónomo y ser el dueño de un negocio“*. está dedicado a diseñadores web, pero vale para todos los autónomos, y especialmente para los más jóvenes.

pensaba, mecánicamente, que lo tenía que dar a leer a mis estudiantes de la UEM, pero no: resulta que los estudiantes ahora no quieren emprender, prefieren trabajar para otros. tanto que batallaba yo en Elisava (hace tiempo ya!) contra la fijación que tenían todos por montar estudio propio, y ahora resulta que es al revés…

bueno: para los que tienen espíritu emprendedor, y para los que no tienen más remedio que intentarlo por su cuenta, suscribo al 100%  los consejos que da este artículo.

*mis famosos diccionarios no me han resultado muy útiles al traducir el título del artículo, tan bonito y contundente en inglés (juggling between freelance designer and business owner) y tan raro en español… sorry!

Anuncios