caso: el “logo chanclas”

daños colaterales: un enfrentamiento progresivo entre asociaciones de diseñadores, ahora que por fin empezaban a hacer cosas juntos

efectos secundarios: la consabida retahila de reproches y sermoneos a las instituciones que protagonizaron el desaguisado.

consecuencias: un encargo mal planteado y peor resuelto.

causa: véase este post de junio 2011.

moraleja: el que pasará a la historia no será el más mordaz ni el más digno, sino el que sepa reconducir todo esto con miras al largo plazo, atacando las causas y no las consecuencias de hechos como el que nos ocupa. el diseño ganará adeptos cuando genere ilusión y no aprensión; ¿no decimos que el diseño se centra en el usuario? pues a ver cómo empatizamos más con los clientes y hacemos menos de policías.

mensaje: “chicos, ¡YA ESTÁ BIEN!”

Anuncios