Image

he pasado el fin de semana con los grandes del diseño editorial catalán. pero no penséis mal: el caso es que he tenido que vaciar una biblioteca inmensa, que contiene, entre otros, una copia de casi cada uno de volúmenes publicados por Edicions 62 y Ediciones Península desde sus inicios.

lo malo: que es muy duro desprenderse de los libros (aunque sepas que van a encontrar un nuevo uso); lo bueno, que he disfrutado mucho viendo magníficas cubiertas de libros.

de lo que más me ha gustado, la colección Homo Sociologicus diseñada por Toni Geest y Lone Hoverstad  (ver foto) y toda la obra de Enric Jardí.

luego te encuentras con que el interior de esos libros (el gramaje del papel, su tono, la tipografía, la tinta, la distribución de los blancos…) no necesariamente están a la altura de sus portadas. es una lástima. esa concepción clásica de que en diseño editorial solo cuenta el exterior es un reduccionismo marketiniano que siempre me ha molestado porque perjudica la experiencia de la lectura.. call me exquisite!

Anuncios