¡qué interesante el caso del nuevo sistema de identidad diseñado para la Universidad de California!

en síntesis: se diseña un nuevo sistema de identidad como complemento del escudo tradicional, pero se comunica mal y la gente entiende que se trata de una sustitución del escudo tradicional. en este video se ve claramente el porqué del malentendido. el tema acaba con 54.000 personas firmando una petición en contra del rediseño. la diseñadora puede defenderse queriendo establecer la diferencia entre opiniones cualificadas y las otras, pero 54.000 hacen mucho bulto.

conclusión: ¿acaso la Universidad se esfuerza en explicar mejor el tema? no: ¡retiran el nuevo diseño, y en paz!

estas polémicas son habituales, no digo que no: una muy sonada fue cuando Claret Serrahima tuvo la genial idea (o el extraño encargo) de modernizar el escudo de la Ciudad de Barcelona (lo siento, no queda rastro de esta historia en la web: el trabajo que aparece en la web de Cla-Se no es la primera versión, la que fue contestada por todos lados). en Madrid, la última tangana fue por la candidatura de los JJOO, pero en ese caso las críticas de los profesionales iban más hacia el proceso que hacia su resultado.

esta diferencia es la que argumenta con fundamento el artículo que aparece en AIGA del cual extraigo este párrafo: “Rather than making an effort to understand the outcome or the process that formed it, the response in all quarters was uniformly reactionary: an online petition; an open letter from California’s Lietenant Governor; students proposing their own logo ideas; competitions to crowd-source a redesign; hundreds of derisive comments, tweets and posts. Worse, many […] voiced their reactions with vitriol and dismissive condescension for the only people who actually know all the facts—the design team behind the new identity. Perhaps worst of all, there was no shortage of designers willing to pile fuel on the fire.”

tras el cual el articulista concluye: “sí, otra vez, los diseñadores son el problema”.

en fin, diseñadores y los demás, que tengáis un buen final de semana.

Anuncios