mi banco no regala sartenes, pero una asociación de empresarios, a la que no pertenezco, me quiere regalar una cafetera (interesados, clicar aquí) y Renfe, de quien sí soy usuaria, me invita a ir a la peluquería (aquí).

¿no podrían dedicarse a lo suyo y  tratar de hacerlo lo mejor posible? y si quieren captar clientes, ¿no sería más lógico que profundizasen en su core business? ¿no está un poco passé todo esto de los incentivos “rarunos”?

para el nuevo curso, propongo aparcar un poquito lo de los 360º y esforzarme solo en lo que tengo que hacer:  #concentración.

Anuncios