Archivos para la categoría: tendencias

design has helped humans to conceive and shape all of their built environment in an efficient way; and when it came to making sense of business, design stepped into management where it is proving everyday its capability for problem solving.

yet, we know that the truly crucial problems mankind are facing rely, not on the production function, but on the natural environment which is, in turn, explained by science.

by introducing design thinking into science we would help i) to better communicate -and therefore understand- the scientific wealth of knowledge, which is a good enough goal in itself, and ii) help solving scientific problems and, through this, maybe contribute to consistently improve people’s future.

I personally find this idea rather seducing, for it’s a whole new and fascinating field of truly meaningful action.

This is why I campaign in favour of “Science Design” and for this topic to be included in the forecoming design conferences.

Anuncios

empieza la Barcelona Design Week con un giro más pedagógico y más social que en otras ocasiones, si lo he entendido bien. como siempre, con un gran panel de expertos y un gran despliegue de medios y, como siempre, valdrá la pena acercarse por allí para aprender, conocer y darse a conocer.

se hablará, entre otras cosas, de diseño social: en el update de hoy de la BDW se cita esto tan manido de que “en 2050, el 70 y pico de las personas vivirán en ciudades”. lo que me asombra es que la discusión, desde el diseño, sea sobre cómo sobrellevar este hecho y no cómo contrarrestarlo.

las experiencias del Design Of The Times, entre otras, nos enseñaban cómo era posible regenerar el tejido social y económico (en sentido etimológico) en zonas remotas para anclar la población al territorio y revertir la decadencia de esos entornos.

ahora, por lo visto, se trata de que el diseño pase a ser “un factor determinante para adaptarse a los nuevos escenarios”. glups: este no es mi diseño, que me lo han cambiao.

“todo es política”, así que valdrá la pena acercarse por allí también para discutir.

seen on http://www.cnn.com/blueprint this time, an off-road wheelchair.

Users of the LFC are in a better position to travel outside the home, meaning they are more likely to go to school, hold a job and participate in their community.

el diseño frugal aparece en países en vías de desarrollo pero tiene que ser observado atentamente por los países en vías de empobrecimiento.

el gran (sic)  Juan Gasca ha colgado hoy un video muy bueno sobre el tema de la desmaterialización, que tanto me gusta.

ver video aquí.

ver posts anteriores aquí.

 

interesante artículo en FastCodesign sobre los avances de la fabricación doméstica, de la que he hablado muchas veces anteriormente en este blog.

para sintetizar, solo dos citas a modo de food for thought:

la primera, de la introducción de la exposición Adhocracy que actualmente puede verse en la Bienal de Diseño de Estambul (y que FastCodesign recomienda): “Crear cosas, diseñar, no se contempla normalmente como un acto político.  Sin embargo, crear algo -una red inmaterial o una ciudad material- quiere decir interrogarse sobre el valor del trabajo, la naturaleza de la propiedad intelectual, la ética del consumo, los límites de la técnica y la jerarquía del poder”.

la segunda, de la conclusión del artículo en cuestión: “La fabricación personal está sufriendo una transformación parecida a la evolución del primer Internet, que también surgió de una comunidad de entusiastas que se implicaron activamente en su crecimiento y su construcción. A medida que vamos viendo cómo la fabricación doméstica dejar el mundo de los expertos y se convierte en algo corriente, no podemos dejar de preguntarnos sobre el reto que esto representa para el papel tradicional del diseñador”.

en un artículo de Diego Ortiz para mrMarcel publicado en Graffica dice Carmen Bustos: “el rol del diseñador va a ser decisivo en el desarrollo de la nueva economía”.

y tiene razón. o tal vez sea que nos gusta escuchar esto y queremos creer que tiene razón. o tal vez será que lo venimos repitiendo tantos años que nos lo hemos acabado creyendo. whatever.

solo una apostilla, para evitar cualquier atisbo de egolatría: hace bien Carmen al hablar de “el rol” del diseñador y no de “el diseñador”, porque ese rol está dejando de ser prerrogativa de una profesión. for good or for bad.

así que ¿quién va a tener un papel decisivo en el desarrollo de la nueva economía? yo opino que será la persona, aunque parezca una perogrullada. la persona -gestor, -diseñador, -investigador, divulgador, …con su bagaje de diseño, de arte, de filosofía, de ciencia y de tecnología.

estoy preparando un seminario para la UIMP este verano en Santander sobre el diseño en la próxima economía.

y navegando navegando, el Design Museum me lleva a Daniel Charny, Daniel al V&A Museum, y me encuentro con la reseña de esta exposición, “The power of Making”;  me entran ganas de irme a Londres corriendo, a verla en directo, y suerte que justo a tiempo me doy cuenta de que fue en 2011…  : ( ¡qué despiste llevo!
pues me conformaré con este video, en el que me gusta ver a Marloes ten Bhömer, que fue pupila mía en NESTA, entre otros casos interesantes de diseñadores/artesanos (¿o cómo llamarlos?).

me quedo intrigada por la figura del comisario de esta muestra, Federico Urdaneta, porque no es la primera vez que tropiezo con este nombre pero no sé apenas nada de él. tal vez algún lector querrá compartir alguna información.

y finalmente, me pongo un bookmark en la web de este sitio increíble: el Institute of Ideas, otra buen contacto del entorno de Charny.  me da que tienen mucho que decir y yo mucho que aprender de ellos.

es interesante ver cómo una tendencia se va consolidando y convirtiendo en algo real y consistente: leo en Co-Design lo del programa para descargarse los planos de las casas (que luego se  construye uno mismo), y me encaja con lo de Downloadable design de Droog (que tiene la página cancelada ahora mismo), que cité en mi entrada del 7/04/2010 , y con ese otro post en el que especulaba sobre la desmaterialización extrema, el 04/05/2008.

es curioso ver cómo cambian las reglas del juego para los arquitectos, otrora tan poderosos, como ha cambiado para médicos o abogados; y para diseñadores también, claro está. por eso siempre me sorprende que los diseñadores sigan reclamando colegios profesionales, ese “instrumento medieval” como diría la Cuesta (que, por cierto, no sé dónde anda, a ver si se reporta pronto y nos tomamos algo…), como si el hecho de estar colegiados fuese una garantía de poder.

yo creo que la tendencia del mercado no la invierte una denominación, ni un tour de passe-passe, y que una asociación fuerte, bien llevada, tiene muchísimo que hacer, se denomine “colegio” o se denomine “club”.

 

http://www.trendy-workshop.com: en esta web, uno puede diseñar su propio modelo de jersey (especificando formas, colores, bordados, acabados, etc.) y comprarlo*. hasta aquí, nada raro, excepto que solo venden prendas de punto de cashmere 100% (a muy buen precio, eso sí).
pero lo curioso es que, una vez diseñado el producto, se puede poner a la venta y la empresa pagará royalties al autor del modelo por las unidades que se vendan.
es un nuevo modelo de negocio, en la línea de la co-creación, y no tiene mala pinta. lo que me intriga es que varios de los modelos que se proponen tienen un parecido sospechoso con piezas conocidas (de Zadig&Voltaire, por ejemplo): ¿qué hacer en estos casos? si me hago yo el jersey en casa copiando un modelo de los escaparates, no hay nada que decir (supongo). pero si lo copio y lo pongo a la venta, quién es responsable: ¿la empresa que lo comercializa al final o el diseñador amateur?

* mi modelo preferido: el jersey marinero para hombre, con coderas y cuello tunecino.

Es esa siniestra felicitación de que se me ocurrió colgar el 31 de diciembre ensombrece un poco el panorama, pero he contrarrestado iniciando el año 2010 en beauté como dicen los franceses, o sea, he empezado el año en París. Y esto es empezar con buen pie.

Llegué justo después de la nevada y la ciudad estaba preciosa. Pasé dos días caminando de un lado a otro de la ciudad, husmeando en tiendas y galerías, admirando como una cría las iluminaciones navideñas (oh la là, les Champs Élysées!), alimentándome del aroma de las crêpes y alegrándome la vista con los puestos callejeros de mariscos, los escaparates de panaderías y pastelerías, bombonerías y floristerías, disfrutando de las cenas con los amigos y, por supuesto, de largas pausas leyendo y viendo pasar a la gente, en esas terracitas cubiertas tan acogedoras (de las que hacen que París sea París y que ahora tan estúpidamente han proscrito en Barcelona). Yo que en Madrid no me apeo de los bares de acero, reconozco que desde un lugar como Le Rostand, por ejemplo, en la esquina del Boulevard Saint Michel frente al Jardin Luxembourg, se ve la vida de otra forma.

Allí, abordando el mundo desde un ejemplar ejemplar de Le Monde, valga la redundancia, me reconforta aprender que el Earth Policy Institute también ve las cosas de otra forma y ratifica con datos la tendencia global hacia una disminución en la posesión de automóviles, algo de lo que he hablado con anterioridad aquí. Estoy pensando enmarcar ese artículo y mandarlo al Ministerio de Industria, por los tiempos pasados, pero sería un brindis al sol…

Unas páginas más adelante Edgar Morin se explaya en un artículo que encuentro magnífico: “El elogio de la metamorfosis”. Me emociona que este gran filósofo vea también las cosas de forma distinta y preconice la necesidad imperiosa de un cambio: “Aujourd’hui, tout est à repenser, tout est à recommencer“, dice. Me entusiasma cuando dice que de hecho, todo ha vuelto a empezar ya, pero sin que se sepa, que estamos en un estadio de inicios modestos, invisibles, marginales y dispersos. Y reconoce que existe ya, en todos los continentes, un hervidero creativo, una multitud de iniciativas locales, en el sentido de regeneración económica, o social, o política, o cognitiva, o educativa, o ética o de la reforma de la vida. Morin reconoce en ellas el vivero del futuro. Y prosigue, invitándonos a identificarlas e impulsarlas porque serán las que nos lleven a una aún invisible e inconcebible metamorfosis. Para llegar a ella hay que desembarazarse de las ideas limitadas que son las que nos propone el pensamiento hegemónico y preconiza que esa metamorfosis pasa por la conciencia de la tierra, la alimentación de proximidad, las comunidades locales, las energías verdes, los transportes públicos, el retorno hacia la vida interior, el amor y la amistad, entre otros, pintando así un futuro por el que vale la pena esforzarse.

Me admira que una persona nacida en 1921 sea capaz de expresarse con esta claridad y esta fuerza, y sobre todo que sepa comunicar esta ilusión. Será lo de ser francés y listo; o será lo que tiene ser el presidente de la asociación del pensamiento complejo*.

París es lo que tiene: te sientas a leer un periódico y sales complejizada, pero feliz. Porque esto fue la parte relajada de la estancia: hubo más, y hubo diseño, por supuesto. Lo explicaré en próximas entradas.

*su web tiene un aspecto decepcionante pero todo cuanto dicen me resulta apasionante.