Archivos para la categoría: Uncategorized

Back from Chile: great people, great schools, great meetings, great workshop and lecture, intriguing cuisine. Focus on Prof. Rossana Bastías and her interesting research on SMEs in the Valparaiso area, but also time for strolling, taking pictures and passionate discussions with friends over a glass (or two) of Chilean wine …

Once in Santiago, revisiting La Tienda Nacional was a must; learning about Chilean literature with the owner of Metales Pesados, a real treat; getting to know the new Ulises bookshop at Lastarria, attending an opening at Plop Galería and spending the whole afternoon eating “onces” and discussing design, rounded up the trip beautifully.

or else:

De vuelta de Chile: encuentros felices, buenos colegas, grandes escuelas, charlas amenas, interesante cocina. Focalizando en la investigación de la Dra. Rossana Bastías sobre las prácticas en gestión del diseño de las PYMEs de la región de Valparaíso, pero también hallando tiempo para pasear, sacar fotos (del puerto, del mar, dans tous ses états) y para discutir apasionadamente con los amigos, una copa de vino chileno (o dos) en la mano.

Y en Santiago: alojarme en un pequeño B&B de Providencia; revisitar La Tienda Nacional, por supuesto; aprender sobre literatura chilena de la mano del propietario de Metales Pesados, un gusto; conocer la nueva librería Ulises en Lastarria, irrumpir en una inauguración de la Galería Plop y pasar toda una tarde tomando “onces” y discutiendo de diseño, para redondear el viaje.

 

Anuncios

la historia que comentaba en la entrada de ayer me recuerda el tremendo esfuerzo que tuvo que hacer, aunque por otros motivos, la fantástica artesana Idoia Cuesta el año pasado quien tuvo que echar mano de todos sus colegas cesteros de la región para satisfacer el pedido de la Ciudad de Cultura en Santiago de Compostela, en un espacio diseñado por Martín Azúa y que tenía como pieza estrella un conjunto de grandes asientos hechos como grandes cestos puestos boca abajo.

al final, todos estaban orgullosos (aunque algunos con las manos destrozadas) al ver la obra acabada, que es una preciosidad y una muestra de la producción local que cobra todo el sentido en una institución como esa.

la decisión de encargar un espacio así, llenándolo de contenido y demostrando un respeto hacia lo local y un sentido profundo de la cultura, vino de la mano de la que fue durante un tiempo su directora gerente, una gran profesional como es Silvia Domínguez, de la que hablaré en otra ocasión.

hoy me entero de que Idoia ha ganado el premio a la innovación de los premios nacionales de artesanía de este año. se lo merece sin duda alguna: es una gran persona y una gran profesional que temporada tras temporada logra sorprendernos y enamorarnos con sus piezas.

estupendo artículo en el New York Times sobre el tema de la “artesanía en serie”.

la uniformidad que nos imponen las grandes cadenas (todos nos acabamos rindiendo ante el argumento del precio) se intenta mitigar con el retorno a las raíces, buscando en la artesanía el acento personal.

pero a resultas de esto, hélas, los artesanos se ven sometidos a la presión de un volumen de producción inhabitual y difícil de gestionar.

como ejemplo, el pobre artesano de Chicago que se cita en el artículo, obligado a improvisar una auténtica línea de montaje de mesas auxiliares de nogal para poder servir el pedido de CB2, una nueva cadena de mobiliario barato pero stylish, subsidiaria de Crate and Barrel, que se está abriendo camino en Nueva York (con COCOs incluidos, como por ejemplo este burdo ripoff de Aalto).

Le Monde hace unos días publicaba un interesante artículo sobre la RSC y el cambio de modelo económico.

Empieza por citar un estudio reciente que afirma que la pobreza en Francia está aumentando de nuevo y que ahora es más joven, urbana, concentrada y más visible que antes. Frente a este fenómeno, y en vista de la reducción del gasto social, se solicita cada vez más implicación de empresas privadas (como las 51 corporaciones que figuran al lado de 49 estados entre las 100 primeras potencias mundiales, no lo olvidemos…).

Se considera, en efecto, que las propias empresas son en muchos casos las “culpables” o las causantes de dicha pobreza. Pero a la vez, los pobres son opacos y carecen de capacidad de presión, por lo que no se tienen en cuenta a la hora de establecer las políticas de RSC, sino más bien al contrario: lo que persiguen las empresas con la RSC es, a menudo, simple “social washing“, o sea, la posibilidad de abrir nuevos mercados, la oportunidad de innovar, la constitución de un “capital moral” o el proyectar una imagen que impacte positivamente sobre sus asalariados.

Se recomienda, por lo tanto, controlar bien la repercusión concreta que obtienen las acciones de RSC, teniendo en cuenta que un efecto real sobre la pobreza lo que requiere es un cambio de modelo económico, como confirma el Consejero Delegado del grupo Danone para quien “el valor de una empresa a largo plazo es equivalente a los beneficios a los que acepta renunciar para repartirlos con sus stakeholders (colaboradores, proveedores y comunidades locales)”.

Espero que se cumpla el dicho ese de que “cuando el río suena, agua lleva”…

 

imagen de la web de SusaGroup

Marco van Hout estará Madrid el próximo 27 de abril DE MAYO para dar un taller de diseño para la emoción en la Utopic_School. Marco forma parte de SusaGroup, unos holandeses que son verdaderos expertos en la materia.

en el taller, Marco nos va a ayudar a entender la metodología que utilizan para generar conceptos que realmente le importen a la gente. si queréis saber un poco de qué va la cosa, podéis leer este artículo en español.

para apuntarse, hay que pinchar aquí.

vuelvo de Bratislava, donde impartí un seminario sobre gestión del diseño, invitada por el centro eslovaco de diseño.

Bratislava es una ciudad queda. es el mejor adjetivo que se me ocurre.

visité el mercado (muchas guindillas, rábanos y col fermentada); vi ponerse el sol sobre el Danubio, y me presentaron a Stefan Klein, un diseñador brillante y encantador, entregado a la causa de la movilidad (pero de quien no encuentro referencias en la web…)

la conferencia, bien: la gente, muy interesante: podéis ver al colectivo 220  y al fantástico luthier Tomas Brichta.

estuve en Portbou, en el encuentro de diseñadores gráficos, autodenominado el Woodstock del diseño.
Portbou es un pueblo fronterizo, y por lo tanto extraño, con el encanto triste que tiene el desarraigo, apenas compensado por la magia de esa costa ampurdanesa. es raro estar contemplando el mar y oír el chirriar de los trenes entrando en la mítica estación. es raro que el lugar más silencioso del pueblo sea su puerto, mínimo, escondido. es raro que el monumento a Walter Benjamin (el único atractivo cultural de Portbou) siga siendo, después de los años, tan impactante y sencillo, tan bueno.
en cuanto al encuentro: muchas horas de agradable desayuno en el chiringuito de la playa (estupendos bocadillos y buen café, por cierto), cenas multitudiarias en el bar de la Rambla (estupendo servicio), muchas horas de agradable tertulia en el bar Voramar (estupendos gintonics, si señor), y entre tertulia y tertulia y desayuno y cena: conferencias, talleres y alguna exposición.
¿quién va? profesionales muy buenos: X. Alamany, Laura Meseguer,Andreu Balius y su inseparable Raquel Pelta, Alvaro Sobrino y su inseparable Pitu, Leo Flores (el ilustrador, no el culturista), los de pimpampum (Anna Fuster i Daniel Julià), Enric Borràs, los de Bildi Gráfics, Pilar Górriz, el de la librería Nijhof and Lee, de Amsterdam, y seguro que olvido a más de uno.
¿de qué se habló? de tipografía, de ilustración, de chapas, de la ecología en la imprenta, de coleccionismo, de máquinas de escribir, de libros.
¿qué se expuso? máquinas de escribir, libros de Alianza Editorial, y una magnífica colección de carteles de Wim Crouwel (que al final no pudo asistir personalmente)
¿vale la pena? sí. para desconectar de la rutina cotidiana y para conectar con gente joven y profesionales muy buenos.
¿mi balance? reencuentros (con Alex Verdaguer, ex alumno, por ejemplo), encuentros (con Julio Estrela, por ejemplo, o con David Quay), sorpresas (Fernando Oddone, un virtuoso del rótulo a pincel venido desde la Argentina, o Lluis Fernández, el chef del restaurante Els Pescadors de Llançà, el pueblo de al lado, un incondicional de La Festa).
¿lo que funciona? todo, pero en slow motion: el programa muta, se adapta, los horarios son flexibles, los emplazamientos son variables. todo acaba funcionando porque estamos entre diseñadores y ya se sabe.
¿lo que no funciona? la organización: nunca se respetan los horarios, los programas, los carteles. para una control freak como yo, es una dura prueba, pero es precisamente lo que hace que la Festa sea especial, distinta. al fin y al cabo, rige la ley del mercado: si no pagas nada, no exijas nada. y además, ¿quién va a exigir, y para qué? al contrario, hay que colaborar y disfrutar.
al final, Portbou es tan pequeño que siempre acabas encontrando a la peña. y si no estás a gusto, te vas al chiringuito a tomarte una caña frente al mar y se te pasa todo.

así que, por mi, que me inscriban para el año que viene, que voy.

me parece muy curioso que la entrada del 24 de octubre sobre el Rastro siempre reciba mensajes raros que tengo que suprimir.
si vuelve a suceder, suprimiré la entrada directamente, pero me da pena porque es de las que más me gustan.
si alguien sabe cómo solucionar el tema y me lo dice, se lo agradeceré.

resulta que tengo una amiga que es soul manager. ya, suena genial, pero ¿qué es?

pues un el soul manager es quien se ocupa de controlar todos aquellos pequeños detalles que hacen que la empresa mantenga lo más esencial de su identidad (su corporate soul), o sea, lo que la hace ser como que es y no de otra forma. mi amiga trabaja para una cadena de hoteles, y su cometido va desde elegir las flores para el lobby hasta coordinar el interiorismo de las futuras habitaciones.

y digo:

  1. me gusta ese puesto de trabajo, creo que debe de ser una de las mejores ocupaciones del mundo (del mundo laboral, al menos)
  2. me gusta mucho que haya empresas en este país que tengan la preocupación por los detalles, y más en estos días
  3. me gusta más aún que le toque a una amiga mía hacer algo así, siempre tiene cosas interesantes que contar