observo la polémica sobre la supresión de los PNDs y reviso otras notas que en su momento puse en este mismo blog (buscando por PND o por Premio Nacional salen bastantes resultados y, entre ellos, algunos posts bastante entretenidos).

por abundar en los comentarios que he estado viendo estos días, tengo que insistir en que los premios no son importantes en si mismos sino como símbolo de la existencia de una política de promoción del diseño que, de existir, estaría enmarcada en/reforzada por la politica de diseño/innovación de la UE. su supresión por parte de esta administración central es una anomalía que ni siquiera corresponde a una ideología neoliberal (véase el Reino Unido), sino que es la peor expresión de la herencia carpetovetónica, tan patria.

pero allá ellos con sus tics; en realidad pienso que será porque algo habremos hecho bien entre todos y durante tantos años, o será por el mero avance socio/cultural del país, o por una combinación de ambos elementos, el caso es que cada vez hay en España una mayor/mejor apreciación/utilización del diseño por parte de la gente/las empresas.

concluyo entonces que sería más propio del diseño aprovechar esta ocasión para innovar unas políticas de promoción concebidas en los 70´s (del siglo pasado), y que a qué estamos esperando.