escucho a mi admirado Juan Freire en su intervención en Zinc Shower el pasado mes de Mayo.

creo que tiene razón en todo lo que dice y me gusta en particular la referencia a Herzog, pero tengo mis dudas sobre la necesidad de cambiar la denominación “industrias creativas” por “economía creativa”.

industry” en inglés se refiere a la actividad y se asimila a “sector“: “creative industries” es un sinónimo de “creative sector“, que sería “sector creativo” en español. se ha traducido literalmente por “industrias creativas” por lo de los “falsos amigos” (un clásico en el oficio de la traducción) e “industria”, en español, tiene una connotación fabril que, efectivamente, estaría fuera de lugar.

aun así, si aceptamos que “economía” es la “administración de recursos escasos”, “economía creativa” sería un oximoron puesto que la gran diferencia de los procesos de producción tradicionales y los que se basan en los activos intangibles, como la creatividad, es que éstos no son escasos.

el hecho de que no son escasos y que, por lo tanto, no están sujetos a la ley de rendimientos decrecientes, es lo que está poniendo en jaque toda la teoría de gestión que en gran parte, no lo olvidemos, se basa en modelos productivos del siglo XIX y XX.

tampoco creo que valga la pena debatir mucho sobre esto, la verdad, porque lo que importa es, como dice Juan, la naturaleza de los modelos organizativos y de relación con las personas que se dan en este nuevo modo de producción y no cómo los llamamos, pero aquí lo dejo.

Anuncios